23 de mayo de 2018

En la mar hay que tratar de ser autónomo

Hay muchas regatas que ya hemos perdido mucho antes de que hayan empezado. Esto ocurre cuando no nos preparamos como es debido antes de ir al agua. En este artículo voy a dar algunos consejos para no tener que depender demasiado de nadie cuando vamos al agua. Han sido tantas las veces las que entre una regata y otra he necesitado algo que estaba en la neumática de mi entrenador o de algún amigo y no le he encontrado que al final he llegado a la conclusión de que en la mar hay que tratar de ser autónomo.


Información:

Lo primero que solemos echar de menos cuando llegamos al campo de regatas es información; como es el recorrido, como es la corriente, por que lado del campo “suele” darse bien cuando hay un determinado tipo de viento, que significa esa bandera, … Hay muchos regatistas que esperan a que vaya a empezar el procedimiento de salida para preguntarle a su entrenador este tipo cosas y habitualmente la cosa ya no tiene remedio. Hay que ir al agua con la lección aprendida; leerse las instrucciones de regata, informarse de cómo es el campo de regatas, de cuando cambia la marea, de la predicción del viento,… Debemos aprovecharnos del hecho de que a la mayoría de los regatistas estamos encantados de demostrar todo lo que sabemos y no nos importa dar lecciones en la barra del bar de cómo es el campo de regatas y de por donde hay que ir si sopla este u otro viento.

Los que sois clientes habituales de roostersailing.es es probable que ya tengáis en el barco nuestra pegatina con las Señales de Regata y no tengáis que preguntar que demonios significa esa bandera tan rara que acaban de izar.



2. Ropa:

Lo siguiente que necesitamos para no depender de nadie en el agua es llevar la ropa adecuada. Si hemos consultado el parte meteorológico y leído las instrucciones de regata, sabremos más o menos las condiciones a las que nos vamos a enfrentar y cuantas pruebas vamos a tener. Mi consejo es que en caso de duda es mucho mejor que abrigarse un poco más de la cuenta que quedarse frío. Como la mayor perdida de calor tiene lugar por los pies y la cabeza, es imprescindible llevar unos buenos calcetines y un buen gorro. Cuando no queremos ponernos mucha ropa para estar más ágiles, llevar un Gorro Pro Aquafleece® en el bolsillo del salvavidas para ponernos entre regata y regata puede ser suficiente para no quedarnos fríos.  Dejar un cortavientos para luego en la neumática de un amigo a menudo es confiar demasiado en él. Una pequeña bolsa estanca es muy útil y tampoco pesa tanto.

En roostersailing.es tenemos ropa para navegar con cualquier clima y si tenéis cualquier duda podéis llamarnos y estaremos encantados de aconsejaros lo mejor que podamos. También podeis leer el articulo "Como vestirse para navegar con cualquier clima".



Comida y bebida:

Lo tercero es llevar comida y bebida. Una vez llevé para regatear en Laser un reloj con pulsómetro y en dos regatas con viento de una hora cada una consumí más de 2.000 calorías. Esto quiere decir que hay que llevar algo de comida para reponer fuerzas entre regata y regata. Hay clases en las que llevar algo de comida es bastante sencillo pues tienen tambuchos pero en otros barcos como el Laser es bastante complicado. Yo siempre llevo un plátano que sujeto al mástil con una vuelta de cinta aislante y alguna barrita energética en el bolsillo del salvavidas. Las barritas de cereales que venden en los supermercados no son la mejor opción, las buenas son las que se encuentran en las tiendas especializadas que, además de hidratos de carbono, aportan proteínas. También es imprescindible, llevar al menos medio litro de agua o alguna bebida isotónica. El mejor sistema que conozco para llevar el agua en un Laser es el que aparece en la foto, un cabo de goma  desde el mordedor del traveller hata los puentes en los que se sujeta la cincha.




En conclusión, hay que ir buscando trucos, cada regatista ira descubriendo día a día lo que mejor le funciona, para no depender demasiado de nuestro entrenador que, no sé porque, suele estar ocupado en otras casas, mucho más importantes, cuando las cosas se ponen duras y más le necesitamos.

Espero que os haya gustado este artículo. Cualquier comentario será bienvenido.

Muchas gracias,

Enrique Arriola.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por colaborar con esta página.